Nuevo Texto: La Doctrina de los Orígenes.

La Iglesia De Dios Del Nuevo Pacto, es una comunidad religiosa cuyo propósito principal es pregonar la reconciliación del cristianismo con la doctrina milenaria que observara la Iglesia de los Apóstoles instituida por nuestro Señor Jesucristo cuyas normativas vienen desde el comienzo de los siglos. Vivimos en un país de casi 17.000.000 de habitantes, donde la gran mayoría de las personas de una u otra forma manifiestan creer en Dios y que en diferentes manera cada día están en algún templo adorando al Dios de amor y misericordia que nos hablan las Escrituras, sin embargo, los resultados distan mucho de poder demostrar la manifestación de esas virtudes divinas en nuestro medio. Muy por el contrario, y como está aconteciendo alrededor del mundo entero, cada día la calidad de vida de las personas se está deteriorando en medio de los más diversos flagelos que azotan inmisericordemente a nuestra sociedad; particularmente a los más desposeídos.

El tráfico de drogas, y como consecuencia, la drogadicción. Las más diversas pandemias como el sida, que según estadísticas, la gente afectada en el mundo totaliza 33.2 millones (Noviembre de 2007), de los cuales 30.7 millones son adultos y 2.5 millones son niños inocentes menores de 15 años de edad. El 46% de los adultos son mujeres, muchas de ellas víctimas también como los menores. La misma estadística declara que entre el año 1981 y el año 2009 han muerto 25.000.000 de personas en el mundo por esta causa La delincuencia, la falta de oportunidades para la juventud, el temor de perder las fuentes laborales, la desintegración sistemática de la familia, las diferentes crisis financieras que terminan quebrando la economía de los países; afectando a toda esta aldea globalizada que se ha convertido el planeta, sumada ahora a esta serie de fenómenos de la naturaleza nos han llevado a la conclusión que algo está pasando con la relación del Hombre con Dios, pues los días que vivimos de ninguna manera corresponden a una respuesta misericordiosa de parte de Él a las oraciones de millones de personas en occidente que creen en Dios y aceptan su Palabra revelada como la esencia de su Fe. De ahí la necesidad de salir al mundo ahora y demostrar por las SS.EE. que el quebrantamiento de la Sagrada Palabra de Dios nos ha alejado de su amor y su misericordia, pero que todavía es tiempo de corregir nuestros caminos y que por fin servir a Dios no sea una forma de vida infructuosa, sino que las oraciones de tantos millones de personas tengan las respuesta de amor, paz, y bendiciones que la sociedad tanto necesita y que están guardadas para quienes le buscan en espíritu y en Verdad.