De Ayer Y De Hoy

Eran pasadas las 8.05 de una mañana de un día radiante de verano de una  ciudad japonesa de 450.000 habitantes, miles de niños de todas las edades entrando  sus colegios, quizás, o jugando en alguna plaza, porque no; mientras que otros tantos miles de personas se integraban a sus trabajos en oficinas negocios o industrias.

Una dueña de casa relataría meses más tarde que estando en el portal de su casa comentaba con una amiga la visión espectacular de un avión brillante sobre el cielo azul, que le llamó la atención, y del cual se desprendía un paracaídas… de repente, una luz enceguecedora como un relámpago estallo en su cara y lanzándola  dentro de la vivienda no le permitió enterarse sobre lo que pasaba.  No sabe cuanto tiempo pasó…si fueron segundos, minutos u horas, no lo recuerda; pero despertó y enderezándose como pudo atinó a tomar una toalla pues sentía su rostro totalmente mojado, pero al restregarse la cara con el paño vio con horror como la piel de su rostro quedaba adherida a la toalla…Atinó con el último esfuerzo llegar al hueco donde había estado la puerta de su casa miró la calle no la pudo conocer y perdió finalmente los sentidos…

Debió ser más de las 8 y 15 minutos pues a esta hora del 06 de agosto del año 1945, el paracaídas que alcanzó a ver la señora no era una persona,sino la primera bomba atómica que estallaría sobre Hiroshima, a 600 metros de altura provocando una suerte de relámpago acompañado de un temblor sobrenatural y una ola de calor que alcanzo unos tres mil  grados centígrados de temperatura. La explosión rompió los vidrios de las ventanas de edificios localizados a una distancia de 16 kilómetros y pudo sentirse hasta 59 kilómetros de distancia, en fracción de segundos miles de personas, animales y aves que volaron en el espacio fueron literalmente desintegradas, otros tantos murieron a casusa de un espantoso calor y el dolor de sus cuerpos quemados; edificios y casas desaparecieron arrasados por un huracán de fuego, 3 días más tarde la misma tragedia se desataría en Nagasaki. Han pasado 67 años de esos trágicos momentos de la humanidad que pusieron  punto final a la Segunda Guerra Mundial que dejo un saldo  de más de 50.000.000 de personas muertas  muchos de ellos civiles entre los que se contaban con mujeres niños y ancianos indefensos.

A pesar todas las muestras de arrepentimiento, dolor, promesas y el “NUNCA MÁS” pregonado por toda la sociedad mundial, en todos sus ámbitos, al parecer todo se olvidó con el correr de los años, pues cuando las estadísticas señalan que la bomba de Hiroshima mató entre cien y doscientas mil personas, el poder nuclear desarrollado en la actualidad  señala que una bomba nuclear mataría al  explotar hoy al menos desde 1.200.000 a 1.400.000, personas al primer estallido, provocando un número similar de lesionados en los primeros momentos; números que fácilmente se duplicaría  en los tres primeros mesesde ocurrido este desastre.

¿Se puede Ud. imaginar el caos que representaría una situación como esta? No habría energía eléctrica, ni combustibles, por lo tanto el transporte en aviones, trenes, buses, camiones y automóviles dejaría de funcionar, los pocos alimentos escasearían, no habría acceso a la medicina no habría forma alguna de comunicación; las ciudades afectadas al incendiarse lanzarían al espacio inmensas nubes  de sustancias químicas tóxicas que, obviamente, afectarían a la capa de ozono, lo que traería como consecuencia, entre otras situaciones; el aumento de la radiación de los rayos ultra violeta con el efecto nocivo para todos los seres vivientes del entorno afectado, además,estas mismas nubes impedirían finalmente el paso de los rayos del sol imprescindibles para la vida vegetal.

A 68 años de ese pavoroso suceso de pronto nos parece que situaciones como esta que se dio en Hiroshima y se repitió tres días más tarde en Nagasaki están muy lejos de nosotros, sin embargo, si miramos el desarrollo de los hechos que acontecen día a día en el Medio Oriente nos podemos dar cuenta que nada que tenga que ver con la locura y el egoísmo humano, jamás estará muy lejos de suceder; pues las revelaciones entregadas por Dios a la humanidad  así lo tienen establecido y la historia las confirman absolutamente.

A poco más de dos décadas del fin del siglo pasado, cuando  toda la sociedad se congratulaba con la idea  de entrar por fin a otro ciclo de la existencia humana; lejos de eso, las SS.EE nos señalaban en virtud de los suceso que se estaban dando; que entrábamos a otro período claramente anunciado por nuestro Señor en Mateo 24, que no era precisamente una era de paz, cuando nos hablaba de guerras de  Reino contra Reino; que no era otra cosa que las confrontaciones étnicas, que nos tocó conocer y que  se asomaba el escenario mundial, peligrosamente. De este modo  fuimos testigos como se desataron grandes eventos políticos y sociales que alteraron el orden mundial  establecido hasta entonces. Para lograr entender cómo se van ordenando las piezas de este puzle descrito con claridad en las SS.EE, en este período de tan grandes cambios sociales para  la humanidad, se hace necesario hacer un poco de historia al respecto, comenzando por Europa:

La Comunidad Europea,  nació en medio de una Europa semi destruida al final de la Segunda guerra Mundial, en la década de los 50 como: Comunidad Europea Del Carbón y El Acero; siendo sus fundadores Alemania Francia Italia, Bélgica y Los  Países Bajos. En el año 1957 se funda El Mercado Común Europeo.

 

Entre  los años 60-69 un gran auge económico favorece a los países concertaos, a raíz de la eliminación de los derechos aduaneros derivados de las transacciones comerciales entre los países afiliados. El acuerdo logrado respecto al control conjunto de la producción de alimentos, en esa década, permite la necesidad del abastecimiento con tal  éxito, que finalmente permite obtener un excedente agrícola considerable. En el aspecto cultural, la revolución estudiantil en Paris de «La Generación Del 68», como se conoce, provocó grandes cambios sociales y  de costumbres en la vida de todas las personas ligadas a estos eventos y la Unión Europea en general.

En la siguiente década, el fortalecimiento de la Unión Europea continúa acentuándose con la integración de Dinamarca el Reino Unido e Irlanda, a pesar de los  problemas derivados por la crisis energética derivada de la guerra árabe -israelí del año 73.  De la misma manera el incremento importante al apoyo económico que aportaba la Unión, a las zonas europeas en dificultades para generar empleo e infraestructura para nuevas fuentes de trabajo aumentaba enormemente su prestigio y credibilidad, haciendo a los países europeos renuentes a una inclusión, reconsiderar seriamente su posición frente a la integración al evaluar con calma lo que estaba pasando.

 

En el año 1981 Grecia se integra a la Unión y en 1986, a una década de liberados de sus respectivas dictaduras se integran Portugal y España en el mismo año que se firmaría «el Acta Única Europea» que preconizaría la apertura total de la circulación de mercancías a través de todas las fronteras europeas convirtiendo de esta manera   en una realidad el sueño del Mercado Común Europeo. El cierre noticioso de esta que década comienza con la caída del muro de Berlín el 09/11/89; maraca el fin de una de las pesadillas más tormentosas para la sociedad  alemana y una afrenta para el derecho a la libertad de los seres humanos, el fin feliz  del calvario  que atormentó por décadas a numerosas familias divididas por un muro de cemento y alambradas. Pero esto no fue todo cuatro mese más tarde,el 11 de marzo de 1990  se decreta La disolución de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas y su Gobierno  central, proceso que se desarrolla entre el 11/03/1990 y el 25/12/91, con la independencia de las 15 repúblicas que componían el Estado Socialista.

En este mismo año 1991 en Yugoslavia  la tensión entre las diferentes repúblicas a raíz de una grave crisis económica derivó en el sangriento conflicto  que terminó con la disolución de la República federal socialista de Yugoslavia en el año 1992.

En los siguientes diez años, dos nuevos tratados continuaron haciendo más fluida la relación de los países integrados a la Unión: Maastrich  el 93 y Ámsterdam el 99, además se suman Austria, Finlandia y Suecia, como nuevos socios;  en esta década cuando ya es efectivo el acuerdo de fronteras libres en la comunidad. El 10/01/93 suma a la debacle de la URSS, la disolución de Checoslovaquia, la nación surgida al fin de la Primera guerra mundial; tras la disolución del Imperio Austrohúngaro, lo que da lugar a dos nuevas naciones en este nuevo orden mundial, y así surgen: La República Socialista Checa y La República Socialista Eslovaca. Ambos países forman parte de la Unión Europea a comienzos de este siglo. De este modo en un nuevo orden mundial se entra al siglo XXI

 

Como resultado de los grandes cambios con que en Europa  culmina el siglo XX, en occidente, EE.UU. se afianza como la primera potencia mundial;  benignos vientos de paz y prosperidad soplan en esta parte del planeta; nada hacía presagiar que las piezas del rompecabezas que solo Dios conoce, se volverían a reacomodar, y harían que los ojos de toda la sociedad se volvieran abruptamente sorprendidos, hacia el coloso americano cuando en la mañana del 11 de Septiembre del año 2001; una serie de atentados terroristas suicidas cometidos aquel día en los Estados Unidos por Al Qaeda mediante el secuestro de varios aviones comerciales que al ser impactados contra objetivos previamente seleccionados causaron la muerte a cerca de 3.000 personas   e hirieron a otras 6.000, causaron la destrucción  del World Trade  Center en Nueva York e incalculables daños en el Pentágono, y en el Estado de Virginia, siendo el episodio que precedería a la intervención en Afganistán y a la adopción por el Gobierno estadounidense y sus aliados de la política denominada de Guerra contra el terrorismo.

Luego de todos estos hechos acontecidos en estas dos últimas décadas, el mundo político y social a sufrido profundas transformaciones que van de la sorprendente influencia de Internet en el seno de las familias hasta la polarización política de la  sociedad donde se destaca por un lado el crecimiento y desarrollo de la Unión  Europea, el nuevo resurgimiento político de Rusia  en una nueva federación con China, india y Brasil. Es interesante tener presente algunos datos estadístico de este nuevo  conglomerado político social conocido en el año 2009 que establecía  que juntos estos países casi equiparaban el Producto Interior Bruto de EE.UU.  y juntos sumaban entre el 15 y el 20 por ciento del Producto Interior Bruto del mundo que significan 2 733 millones de seres humanos (1,300 millones China, 1,100 India, 190, Brasil, 143 Rusia), volumen cercano a casi la mitad de la población mundial, así como un cuarto  de la superficie del planeta.

Económicamente los cuatro países son poseedores 40 por ciento del oro y de las divisas fuertes del mundo; China sola tiene la mayor reserva del mundo en dólares, Rusia es el principal proveedor de gas de Europa y Brasil suena fuerte entre los mayores países productores de hidrocarburos del mundo.

En estrategia y poderío militar, China cuenta con el ejército más numeroso del mundo y Rusia es la segunda potencia mundial nuclear y el segundo fabricante mundial de equipo militar y armamento, sólo precedido en ello por Estados Unidos.

En otro frente de nuestro convulsionado planeta: terminada la primera década de este nuevo siglo, surge en el escenario mundial un nuevo foco de tensión con el estallido de violencia que enciende todo el medio oriente; partiendo el 9 Diciembre del año 2010 cuando estallan protestas y ataques al gobierno en Sahara Occidental; el 17 del mismo mes cae el gobierno de Túnez, luego de  estallar la revolución a causa del suicido de Mohamed Bouazizi como protesta por no existir para él las más mínimas posibilidades de sobrevivencia. El 28 de diciembre la revolución estaba instalada ya en Argelia,  el 12 de Enero del 2011 en el Líbano, el 14 en Jordania, el 17 en Mauritania, Sudan y Omán, el 21 Arabia Saudita,  el 25 en Egipto. Luego siguieron Yemen, Irak, Somalia, Bahréin, Libia, Kuwait, Marruecos,  y últimamente, el rebrote de los conflictos en Egipto y Siria parecen no vislumbrar una salida.

La trágica Revolución en Siria, con que se reinicia la segunda década de este presente siglo, calificado como el mayor y más cruento estallido político  a estas alturas, todo esto bajo el prisma de revueltas sociales reivindicativas absolutamente comprensibles y que nuevamente han encendidos las alarmas en todo el mundo y no nos permiten ver el fondo de estos problemas que finalmente concluirán solo cuando Dios intervenga para evitar el  exterminio universal a que estamos siendo conducidos.

La guerra civil en Siria ha costado  ya la vida a más 200.000 personas desde el inicio del levantamiento contra el presidente Bashar al Assad, entre ellos  más de 50.000 civiles, según las últimas cifras proporcionadas hoy por el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. El repudio mundial a esta trágica situación, no se dejó esperar; sin embargo eso no es más que un simple saludo a la bandera, cuando todas las grandes potencias como EE.UU, Rusia, China, Alemania, por nombrar algunas de una u otra manera van a obtener beneficios de la situación, tan trágica como el hecho que más de 2.000.000 de personas viven hoy en campos de refugiados. Para muestra un botón, Alemania que regularmente comerciaba armamento con Siria luego del castigo impuesto  a este país por EE.UU y sus aliados, dejo de enviar armas; pero  recibe de ayuda económica.

Al analizar toda esta suerte de levantamientos sociales y compararlos con las Escrituras, no nos puede caber dudas de su veracidad y la existencia de un Dios Todopoderosos que hace más de veinte siglos nos reveló  el camino que  paso a paso que seguiría la humanidad impulsada por la codicia de algunos, la locura de otros y el desprecio absoluto de la mayoría de la sociedad, por los principios divinos revelados; sin embargo, que la humanidad marcha inexorablemente al abismo que el desquicio social y moral la está llevando, es un hecho innegable .

Mientras las personas comunes miramos los conflictos del medio oriente como una consecuencia lógica de la opresión y la injusticia social, no alcanzamos a darnos cuenta la serie de hilos que se manejan soterradamente; por un lado el conflicto de poder entre las superpotencias oriente occidente que finalmente terminaran unidas y de frente contra Dios su pueblo y su Reino que se establecerá en la tierra  (Zacarías 14:1-9), por otra parte los intereses políticos y económicos que sostienen o terminan definitivamente estas situaciones.

Pero antes que lleguemos al momento de la intervención de Dios en la tierra, deberán cumplirse todos y cada uno de los eventos proféticos que nos hablan del último ordenamiento mundial antes  del establecimiento del Reino Milenial: Así tenemos, por ejemplo; en el  capítulo 11 de Daniel se nos presenta la profecía respecto a las contiendas y acuerdos por territorios entre Rey del Norte (los Seleucidas en Siria) y el Rey del Sur (Los Tolomeos en Egipto), dos de las cuatro provincias surgidas de la división del Imperio Griego tras la muerte de Alejandro Magno; lo que llama la atención en esta narración es que al llegar al versículo 40 del mismo capítulo, deja de lado esta situación y el pronóstico de la  revelación se traslada al tiempo del fin cuando señala textualmente «…Empero al cabo del tiempo el rey del medio día (el Rey del Sur) se acorneará  con él; y el Rey del norte se  levantará contra él como tempestad con carros y gente de a caballo, y muchos navíos y vendrá a la tierra deseada, y muchas provincias caerán….»  En el año 63 A.C  según señala la historia secular el Imperio de los Seleucidas, El Rey Del Norte, cae bajo el dominio de Roma; de manera que el reinado del norte pasa ahora a Europa y curiosamente, fue El 25 de marzo de 1957 se firmaron en Roma dos tratados que daban existencia a la Comunidad Económica Europea (CEE), para finalmente en la actualidad la gobernabilidad de la UE pesa absolutamente en Alemania el país más poderoso de la Comunidad.  La particularidad de la escritura de Daniel 11, citada, es que queda de lado el relato del asunto de Seleucidas y Tolomeos para anunciar la aparición de estos dos reinos contendiendo en  el tiempo del fin. Ahora bien considerados el desarrollo de los acontecimientos en la actualidad; Cuando se trata del Rey del Norte y la posibilidad de un Gobierno Mundial apoyado por una comunidad de países, sin lugar a dudas, la Comunidad Europea parece ser el mejor postulante hoy por hoy (Apocalipsis 13:1-10).

Si miramos la profecía de Daniel que habla de los puntos cardinales  norte y del sur, sin lugar a dudas estos se marcan en relación a Israel; de manera que si ya ubicamos al posible Rey del Norte es imposible no pensar que todo este conflicto del medio oriente y la hostilidad presentada por los países islamitas   no tengan que ver con El Rey Del Sur. En el medio Oriente se disimula de muchas maneras el gran propósito de la  facción Chiita del Islamismo que es someter a los Sunitas, junto a todos los sector es pacifistas del mundo musulmán y levantar un nuevo califato a la manera tal vez del Imperio Otomano, eliminar a Israel y todo lo que huela a occidente, proceso que comenzó con  Al Qaeda, obviamente   dirigido por un líder del islamismo chiita de otra manera  no se entiende que los países más afectado con estas revoluciones sociales sean aquellos que no tienen en sus mayoría un gobierno Chiita (Egipto la Hermandad Musulmana y los Salafis y en Siria un gobierno de tendencia alauita de musulmanes pro chiitas, para una población mayoritariamente sunita )

Respecto a la nueva Federación rusa y sus aliados; la profecía de Ezequiel sobre Gog , el príncipe de Magog con su poderoso ejército de doscientos millones de soldados (Ezequiel caps. 38 y 39, Apocalipsis 9:14-21) no es una situación de dudar que pueda ser o no, otro actor  destacado en los acontecimientos finales pues   la revelación del profeta, nos da nombres y lugares que no dejan lugar a dudas de que se trata de La Federación Rusa (BRIC).

Sin Comentarios

Comments are closed.