LA VERDAD VINO DEL CIELO

El día 02 de Julio nuestro país fue el centro de uno de los fenómenos cósmicos que más expectación genera en la sociedad: El Eclipse total de sol, que tuvo una duración de 4 minutos, 33 segundos y que, a pesar de los adelantos en la cultura de la nación, este evento sigue provocan conmoción, respeto, admiración y una cuota no menor de misticismo que siempre rodean estos momentos que son normales en la naturaleza y que muchos no logran descifrar.

Entre las muchas leyendas que a través del tiempo han inspirado este fenómeno hemos recogido una historia hindú, que cuenta que el demonio Rahu se disfrazó para alcanzar el elixir de la inmortalidad, aunque con fatales consecuencias para él; pues el sol y la luna al descubrirlo, se lo contaron al dios Vishu que se lo impidió cortándole la cabeza antes que la pócima pasara de la boca al esófago. Desde entonces su cabeza inmortal vaga por el espacio tratando de vengarse de los dos astros y cuando logra acercarse a ellos se produce el eclipse. Por cierto, una leyenda más de las muchas que de pronto no nos dejan apreciar la magnífica obra de la creación de Dios. Naturalmente, existen otras narraciones mucho más elaboradas, aunque no dejan de ser sutiles falsedades, que increíblemente todavía existen a esta altura de los siglos que Dios nos ha permitido vivir.

En el ámbito religioso en el que es necesario aceptar la verdad revelada en las Escrituras incondicionalmente, este último eclipse puede ser de gran utilidad si meditamos en este acontecimiento con una mente desprovista de nuestros conceptos personales y con el genuino propósito de acercarnos a la verdad frente a un hecho como éste donde el hombre no tiene ninguna injerencia o alternativa como no sea humillarse ante la obra suprema de Dios, y aceptar  las pruebas de su Verdad y existencia, que se nos presenta en la naturaleza.

En el cono sur de Sudamérica se tienen antecedentes que por el año 1850 el conocimiento de la Verdadera Adoración, se instaló traída a nuestro país por los misioneros Tricot y Shuster presumiblemente norte americanos. Más tarde el hacia el año 1890, Federik Seguerzey, misionero de origen suizo, predicando esta misma doctrina logró con la ayuda de Dios, establecer pequeñas comunidades en Argentina Perú y Chile, quedando en nuestro país bases notables en Curacautín y Temuco. Más tarde hacia los años 50-52 se fue multiplicando la Verdad en todo Chile, y desde entonces, son pocos los lugares del mundo que de esto no se conversa de esto, predicado por grandes y poderosas instituciones internacionales, otras regionales, en ciudades, en pequeñas comunidades, en grupos familiares.

Sin embargo, todavía queda mucho por entender y aclarar: primero prendió la doctrina del Sábado de reposo, pregonado por grupos adventistas, luego, por israelitas, Apostólicos del 7° Día, algunos grupos  Adventistas Reformitas que han entendido ya “La conmemoración de la Pascua, los Ázimos y Pentecostés” sin olvidar que todavía existen grupos Bautistas que observan el Sábado como fueron sus principios históricos; pues como está escrito, finalmente guiados por el Espíritu Santo Verdadero la Iglesia de Dios estará de pie ante todo el mundo, y no podrá ser de otro modo”.

Las Fiestas Santas de Dios que se pueden entender en la lectura del capítulo 23 del Libro de Levítico, donde se lee de su ordenamiento y su carácter perpetuo establecido por Dios, sin embargo, a pesar que todo está tan claro en las SS.EE. hay un versículo al que todavía se le debe dar una importancia mayor y naturalmente el debido cumplimiento pues dice razón con su formulismo vital emanado de la Palabra de Dios: “…Habla a los hijos de Israel, y diles: Las solemnidades de Jehová, las cuales proclamaréis santas convocaciones, aquestas serán mis solemnidades. Estas son las solemnidades de Jehová, las convocaciones santas, “…a las cuales convocaréis en sus tiempos…”.(Levítico 23: Versículos 2 Y 4) y en su cumplimiento es necesario entender cómo Dios fijó los tiempos de la humanidad, asunto de especial importancia para quienes decimos ser hijos de Dios, identificándonos por hablar toda una misma cosa; pues la Verdad es una sola, si no, recordemos las órdenes de Dios a Moisés y Aarón cuando les dijo: Este mes os será principio de los meses; será este para vosotros el primero en los meses del año. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: “…En el diez de aqueste mes tómese cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia… (Éxodo 12:2 y 3) Y Moisés dijo al pueblo: “…Tened memoria de aqueste día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre; pues Jehová os ha sacado de aquí con mano fuerte: por tanto, no comeréis leudado. Vosotros salís hoy en el mes de Abib…” (Éxodo13: 3 y 4) Esto indica que Egipto no contabilizaba los tiempos de acuerdo a lo que Dios había instituido y cuando Israel se convertía en la nación de Dios (La Iglesia en el Desierto) era necesario que aprendieran a cumplir las instrucciones divinas, como fue en el principio. Dios eligió la Nación del Pacto (Israel y Judá) y como lo hayan hecho a través del tiempo, es asunto que a nosotros no nos corresponde juzgar. (Romanos11:13-24)

Ahora Bien, cuando nuestro Señor Jesús llega finalmente al Reino de Judá, ya las doce tribus de Israel por largos siglos habían desaparecido, entonces Él celebró las fiestas Santas de acuerdo a como se hacía en Jerusalén en aquellos días, aunque históricamente es sabido, que, en tiempo anteriores, hubo diferencias en los cómputos calendarizados de la nación. Ahora bien, al llegar al año 70, y a causa de la corrupción de Judá a partir de los máximos dirigentes espirituales de la nación, sobrevino la destrucción de Jerusalén y el Templo a manos del Imperio Romano con la consecuente  historia de la diáspora judía  que nos muestra que  dos siglos más tarde, entre los rabinos judíos de Mesopotamia comienza la preocupación por el calendario religioso, pero no fue sino,   hasta el siglo III cuando este rabinato  logró el ordenamiento de un calendario a través del trabajo del rabino Hillel II, tal manifestación del Espíritu de Dios y el arrepentimiento hasta los tiempos del fin, cuando Dios en su amor los vuelva a restaurar;(Romanos 11:25-22- Zacarías 12) por esto es compresible hoy, que el Calendario Hebreo manifieste profundas diferencias con los términos como lo conocemos hoy Como se manifestó anteriormente, nosotros no tenemos que juzgar a Israel pues es bien sabido que ellos no alcanzarán la bíblicos  y naturalmente, cuando algunas instituciones se  guían por este calendario que no se ajusta a los tiempos señalados en las escrituras, obviamente están caminado por un sendero equivocado, como es el hecho de contabilizar el mes a partir del comienzo del cuarto creciente con la luna visible,  en circunstancia que técnicamente, la conjunción determina el comienzo de un nuevo recorrido de la luna en su ciclo orbital (Un nuevo mes).

No podemos obviar el hecho que pasarán fácilmente entre 18 y 36 horas, para que la Luna vuelva a ser visible, lo que significa que las Iglesias que se guían por este sistema están observando las Santas Fiestas de Dios en un tiempo equivocado. Ahora bien, cuando algunas instituciones imponen la orden de ceñirse al calendario hebreo para observar las Fiestas Solemnes, cabe preguntarse ¿Por qué no observan el sábado al mismo tiempo que Israel o porque no comienzan las Solemnidades en el mismo horario que lo hace Israel si ellos marcan la pauta del cumplimiento de las Fiestas para las Iglesias Del Nuevo Pacto? De esta orden resultaría comenzar el Sábado el viernes cercano al medio día para coincidir   con el horario de Israel.  

Otras instituciones agregan horas al tiempo señalado en los informes astronómicos sin ninguna fundamentación bíblica o técnica que avale su posición, como no sea la obstinación de no querer reconocer su error, y humillarse delante de Dios para que las Iglesias que presiden, no sigan ignorantemente faltando delante de Dios.

Luego están los grupos pro-caraítas, o seguidores de las informaciones de este grupo judío, que, como tal, no tiene el Espíritu Santo, pues reniegan del Señor Jesucristo. No aceptan las Escrituras neo testamentarias, donde incluso, falta un libro del Antiguo Testamento. Tienen vigente la ley de la circuncisión en la carne. Como ceremonial de la Pascua efectúan el Seder de impuesto por las comunidades rabínicas, aunque con otros elementos que no aparecen en ninguna parte de las Escrituras

Finalmente usan como elemento de prueba que la madurez de la Cebada es un mandato instituido por Dios para fijar la luna nueva, con la que se debe comenzar el año, tomándose de Éxodo 9:24-35 una conversación de Moisés con el Faraón de Egipto en medio de la plaga de granizo y que en ningún momento se puede probar que esto sea un mandato de Dios indicando, que esa sería la forma de comenzar el año

Luego otras tantas comunidades observan la Pascua, bajo el nombre de “Santa Cena” nombre que no aparece en los libros de Éxodo o Levítico, derivado tal vez del cuadro de Leonardo da Vinci el pintor florentino del renacimiento italiano; luego, consideran el momento de comenzar Pascua a la puesta de sol final del día 14 de Abib, en circunstancias que Levítico 23, señala con toda claridad que la Pascua, es el día 14 (Pascua es el sacrificio del cordero) y el día 15 comienzan los panes Ázimos,  Obviamente no debemos dejar de lado el hecho que en los últimos días del primer año cuando estuvo construido el Tabernáculo en el Sinaí y fueron bendecidos los primeros Sacerdotes; Dios determina que ya no se presenten más sacrificios en cualquier lugar, sino solamente en el Tabernáculo.  De ahí en adelante, para el pueblo de Israel, la Pascua tuvo dos escenarios: La celebración nacional patriótica de la liberación del cautiverio   egipcio; que siglos más tarde dio lugar a la instauración del Seder de Pesaj, vale decir, y la conmemoración d e la libertad del cautiverio en grupos familiares en casas; separada de la Ceremonia Religiosa establecida en Éxodo 12; que pasó a oficiarse en el Tabernáculo bajo a administración y participación exclusiva del Sacerdocio Levítico, cada año el día 14 de Abib. Este por cierto fue un cambio dispuesto por Dios, pero ¿Que pasa hoy?  No puede cada persona hacer con los mandatos de Dios como cada cual cree que sean; el principio bíblico nos enseña la forma cuando dice: Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. (Juan 5:36)

Respecto a la Solemnidad de la Pascua, está determinado por Dios que se conmemore el día 14 De Abib: Levítico 23:5. Abib es el primer mes del año y comienza con la Luna Nueva más cercana al equinoccio de primavera en medio oriente, que generalmente hace antes, aunque también suele suceder que la Luna Nueva haga después en contadas ocasiones (Éxodo12:3 y13:4). Algunas personas no aceptan este principio aduciendo que el término equinoccio, no sale en la Biblia; para entender esto debemos preguntarnos ¿Aparece la palabra cerebro en las escrituras? ¡Por supuesto que no! ¿Significa esto que no tenemos cerebro? ¡Por supuesto que no! Lo mismo ocurre con otros términos como: Tímpano, arterias, páncreas, etc. Los científicos de acuerdo a que la ciencia se ha multiplicado, los ha descubierto y les ha puesto nombre a la obra creadora de Dios, pero esto; como el caso del equinoccio, no significa que el hombre los haya creado.

No puede ser bueno para ningún hijo de Dios, como fundamento de su Fe, alguna información o enseñanza que se contradiga con los principios establecidos en la Palabra de Dios. Cuando en la institución del formulismo de la Pascua para el nuevo Pacto, Pedro no entendía lo que Jesús estaba haciendo, Jesús le instó a obedecer diciendo: “…lo que tú no entiendes ahora lo entenderás después…”  lo importante es obedecer a la Palabra de Dios.

Comenzamos este comentario aludiendo al fenómeno del eclipse de sol, pues es una gran prueba para nosotros de lo asertivo que son los pronósticos cósmicos de los astrónomos, pues este evento como el que viene ha sido anunciado con una larga data de antelación y se cumplió con absoluta certeza tal como sucede con los anuncios respecto a las conjunciones lunares que nos informan de los comienzos de mes y el comienzo del año.  Y aquí hay algo que nos indica en los pronósticos del Calendario de las Fiestas Santas no están funcionando bien, cuando decenas de centros astronómicos independientes uno de otros coinciden con la información  sobre el movimiento de los elementos que Dios dejó como señales para los tiempos y sus Fiestas y decenas de enseñadores leyendo todos las mismas Escrituras entreguen informaciones diferentes entre ellos, diferentes a lo que en realidad acontece en el espacio por voluntad divina, y según se supone, supuestamente, guiados por el mismo Espíritu de Dios.  

Chile: Observatorio Alma.

 

 

 

 

 

 

 

Sin Comentarios

Comments are closed.