UN GOBIERNO MUNDIAL PARTE II

(Los 1260 días)

En el primer capítulo de esta entrega presentamos una información que nos permite darnos cuenta que desde el término de la primera guerra mundial, cada vez con más frecuencia, distintos periódicos del mundo, como así mismo, diferentes espacios en la televisión mundial, comentaban la necesidad del establecimiento de Un Nuevo Orden Mundial.

Si nos atenemos a la información de las SS.EE, podemos darnos cuenta que esto no es algo nuevo, pues no es otra cosa que el propósito satánico de borrar de la mente de la humanidad el conocimiento del Orden y La Voluntad de Dios. Es más, la biblia contempla que esto va a ser una realidad, y describe como un gobierno impío se apoderaría del dominio del mundo, en la revelación que podemos leer en el capítulo 13 del Libro de Apocalipsis.

En estos escritos llenos de símbolos el Apóstol Juan, estando preso en la Isla de Patmos, recibe la revelación de los sucesos que surgirán  en los días del fin de los tiempos, cuando la maldad de la humanidad llegue a su máxima expresión y Dios decida establecer su Reino de Justicia y Verdad, en el capítulo 13 del libro, el Apóstol ve  surgir del mar una Gran Bestia poderosa, que representa, como lo señalan las propias escrituras, la revelación del establecimiento un gobierno humano, político, multinacional, representado por la figura de esta Gran Bestia que gobernará el mundo en un tiempo cercano al fin, y que será definitivamente erradicado al retorno de Nuestro Señor Jesucristo a la tierra.  De la revelación que aparece en el capítulo antes mencionado, alcanzamos a ver el significado de su estructura física simbólica con las siete cabezas de   la Bestia, que representan la unión de siete grandes y poderosas naciones apoyadas, a su vez, de diez gobiernos menores que surgirá en el tiempo del fin.

En esta ocasión, continuaremos analizando otras características a destacar, que las podemos deducir de la lectura de los versículos 2 y 3 del capítulo mencionado, que nos explican lo siguiente: “…La bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, y su trono, y grande potestad. Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada: y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia…”   Muchos comentaristas de la biblia dicen que esta bestia profetizada sería una restauración del Imperio Romano Occidental, que llegó a su fin en el año 476 D.C., cuando Odoacro, el caudillo bárbaro, destituyó al emperador Rómulo Augusto y asumió el gobierno de Italia. Nosotros ajustándonos estrictamente a lo que expresan textualmente las SS.EE. y lo que nos muestra la realidad histórica, entendemos que de aquel tiempo, lo único del Imperio Romano occidental que aun perduraba a su caída, correspondía al Imperio Romano Bizantino que finalmente terminó en manos de los turcos otomanos, el 29 de mayo de 1453 D.C., marcando el fin de la Edad Media en Europa y el fin del último vestigio del Imperio Romano Occidental.

Es difícil entender el libro del Apocalipsis sino tenemos en cuenta que existe una conexión innegable entre las revelaciones del Apocalipsis y el Libro de Daniel, pero no debemos confundirnos. Veamos como ejemplo, el capítulo 2 de Daniel que habla del sueño   que perturbó a Nabucodonosor, y que declaró Daniel, lo que finalmente permitió la posesión de lugares de privilegio a Daniel y sus tres amigos, siendo precisamente Daniel, a quien Dios escogió para revelar al Rey el contenido y significado del sueño de la gran estatua que solo a Nabucodonosor le fue mostrado; pero que a través del joven hebreo lo pudo comprender.  El sueño de Nabucodonosor, ya todos lo sabemos, y entendemos que no era más que lo que declaró Daniel, es decir, una predicción de los gobiernos impíos que sobrevendría a la caída de Babilonia; y su relación con el Pueblo de Dios en el desarrollo de la humanidad, hasta el fin de los tiempos, sin explicar mayores detalles.

Finalmente, en el capítulo 7 de Daniel, esta misma visión le es entregada al profeta directamente, pero ya no era una imagen como se muestra en el capítulo 2, sino que ahora, cada una las partes de la imagen estaban representadas por cuatro bestias diferentes, que identificaban a los imperios que sucederían al reino de Nabucodonosor, hasta llegar  a la Cuarta bestia, espantosa y terrible (el imperio Romanos Occidental) de la que, lo único que perduraría hasta el tiempo del fin sería ese Pequeño Cuerno, que crecía maravillosamente, mientras el Imperio se derrumbaba definitivamente hasta desaparecer.

Debemos reconocer, como se puede leer en el capítulo13: 2 de Apocalipsis, que esta Bestia es absolutamente diferente, a la bestia de Daniel 7, aunque concentraría en sí, los rasgos más relevantes de cada una de las cuatro bestias que derivaron de la imagen mostrada al profeta Daniel:  El texto muestra que su cuerpo era como un felino, igual al que en el capítulo 7 de Daniel, destacando así, la velocidad de los ataques del Imperio Griego, que no daban lugar a defenza alguna. Sus pies como los del oso que vió Daniel, indicaban que esta bestia tendría la fuerza sobre natural, puesto que, será Satanás quien proporcione su fiereza. Luego su boca como un león, está haciendo un parangón con la autoridad en el tiempo de Nabucodonosor, que cuando salía el mandato en Babilonia, todos tenían que obedecer, so pena de muerte.

Sigamos conociendo los detalles que se revelan en los siguientes versículos hasta llegar al versículo 10, donde termina la descripción.

El versículo 3, relata lo siguiente: Vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fué curada: y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia Aquí Juan da cuenta que, uno de los siete países, que serían parte del núcleo central de este gobierno habría de pasar por una gran crisis (la herida de muerte que sanó) y ahora recuperado sería parte de esos siete países poderosos que bajo el dominio de Satanás dirigirán los destinos de Gobierno Universal del tiempo del fin. Algunas interpretaciones explican que esta fue la caída del papado en los días de Napoleón. Y la Iglesia considera que de ninguna manera puede ser el papado, porque en este mismo capítulo13, a partir del versículo 11, se revela cuál será la función del Papado en el gobierno impío que surgirá en el tiempo del fin. El catolicismo tampoco es, pues esta religión pagana que nació en el Imperio Romano está claramente identifica con la mujer que cabalga sobre la Bestia, del capítulo 17 de Apocalipsis.  El suceso de la bestia que es herida y sana es un hecho que todavía falta por identificarse en la actualidad, aunque ya hay varios postulantes.

Veamos ahora los versículos 4 al 7, que nos revela cómo funcionará la mayor parte de la sociedad en estos días: “… Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella? Y le fué dada boca que hablaba grandes cosas y blasfemias: y le fué dada potencia de obrar cuarenta y dos meses.  Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que moran en el cielo. Y le fué dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También le fué dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente…”  

Satanás por medio de este gobierno maligno logrará subyugar al mundo impío por un período de tres y medio año (cuarenta y dos meses) el tiempo de “La Gran Tribulación”, el mismo tiempo de Los Dos Testigos que levantará Dios, cuando la Iglesia Verdadera esté acallada. El capítulo 10 de libro del Apocalipsis, nos va ayudará aclarar este aspecto del capítulo 13, cuando nos muestra la visión de un ángel poderoso con un libro pequeño en sus manos, que declara que el tiempo de este sistema que nos ha tocado vivir está concluyendo, los versículos 9 al 11, señalan que Juan tomo el librito de la mano del Ángel y que recibió la orden de tragarlo, y cuando lo hubo hecho, resulto ser dulce en su boca pero amargo en su vientre, sin lugar a dudas, la revelación anunciaba que Israel su pueblo  volvería a caer en manos gentiles, mientras él, deberá volver a profetizar a muchos pueblos, reyes, y lenguas. Continuando la lectura en el capítulo 11 en el mismo encuentro el Ángel le ordena medir algunas partes del Templo y el altar, incluyendo a quienes estén presentes en ese momento, porque una parte de él y la ciudad serán invadidos por gentiles por un período de cuarenta y dos meses, mismo tiempo que el gobierno de la Bestia tendrá dominio absoluto del mundo. En estos versículos podemos entender cómo será este período cuando le es permitido a Satanás tener dominio absoluto de la sociedad; Ver.8 y 9: Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fué muerto desde el principio del mundo. Si alguno tiene oído, oiga.

Antes de seguir avanzando debemos entender que un Gobierno Mundial como es lógico deberá tener una cabeza visible, por medio de la cual, operará satanás, sin lugar a dudas, tres citas del apóstol Juan, nos ayudan a identificar quien dirigirá la Bestia en el tiempo del fin: «Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría El ANTICRISTO; en realidad ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.»    (1 Juan 2, 18, 1 Juan 2, 22, 1 Juan 4, 3).

Resumiendo lo visto hasta hoy: las SS.EE. señalan que El Tiempo De La Gran Tribulación, será definitivamente el penúltimo capítulo de la vida de la humanidad, que comienza cuando un conjunto al parecer de 17 naciones logra formar el Gran Gobierno Mundial en busca de la paz y la felicidad de los habitantes del planeta, que han equivocado el camino alejándose de Dios.

Su máximo dirigente será el Anticristo; en su tiempo se volverá a invadir Jerusalén. Una potestad religiosa impía se establecerá en Jerusalén como máximo dirigente. La Iglesia que guarda los mandamientos de Dios será perseguida muchos fieles a Dios y la Verdad serán muertos. Una potestad religiosa impía se establecerá en Jerusalén como su máximo dirigente.

La Iglesia que guarda los mandamientos de Dios será perseguida, muchos fieles de Dios serán muertos; entre tanto su Iglesia permanecerá en silencio y expectante acerca de las promesas de Dios, como lo señala su Palabra: “…Y oí una grande voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio; y no han amado sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo…” (Apocalipsis 12:10- 12) Entre tanto la voz de Dios nunca será acallada pues será en estos momentos cuando Dios intervendrá según enseña su palabra: “…Y daré a mis dos testigos, y ellos profetizarán por mil doscientos y sesenta días, vestidos de sacos. Estas son las dos olivas, y los dos candeleros que están delante del Dios de la tierra…”  con poderes sobrenaturales, que pregonarán la Verdad y aunque finalmente también serán sacrificados   por esta potestad maligna que es la Bestia, luego de cumplir los 42 meses de su ministerio terrenal.

Nota. – En la próxima entrega más sobre los 1260 días.

Sin Comentarios

Comments are closed.