El Pecado Oculto Del Ministerio Cristiano

Una persona con la que regularmente nos estamos comunicando, preguntaba por qué no hablamos del Apocalipsis o informamos a qué altura de los acontecimientos de este libro nos encontramos, él consideraba importante poder leer en nuestra página web, algo tan relevante. Por cierto, agradecemos la opinión de nuestro hermano y hemos decidido aclarar nuestra visión de lo que estamos viviendo hoy, pues, de tan evidente, escapa a la capacidad de control de los dirigentes políticos y científicos del mundo; Por todo esto, consideramos que  más urgente que lo anterior, es exponer cuál es el camino que nos señalan las Escrituras para que en esta caída libre en que va la humanidad, no seamos arrastrados con todos aquellos que viven la vida sin Dios ni Ley; sin embargo, será necesario revisar algunos acontecimientos que están ocurriendo en nuestro planeta y su relación con las SS.EE.

En el sermón del tiempo del fin de nuestro Señor Jesucristo, traído a nuestra realidad por los apóstoles Marcos, Mateo y Lucas que en los libros que llevan sus nombres nos mostraron los sucesos del tiempo del fin que el Señor Jesús reveló y que hoy estamos viendo acontecer a nuestro alrededor con tanta claridad. Comenzaremos leyendo entonces en el libro de Lucas, el primero de estos anuncios expuestos por nuestro Señor Jesús en el capítulo 21:8, que dice: “…Mirad, no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy; y, el tiempo está cerca: por tanto, no vayáis en pos de ellos…”. Es curioso que, por lo general, entre los grandes predicadores de la profecía respecto al tiempo del fin, sea este texto tan poco mencionado, por esto le dedicaremos la última parte de esta exposición.

Entonces, primero nos dedicaremos al resto del capítulo 21, a partir del versículo 9, donde podemos leer: “… Empero cuando oyereis guerras y sediciones, no os espantéis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero: mas no luego será el fin; entonces les dijo: Se levantará gente contra gente, y reino contra reino…”  

 En la actualidad no hay guerras declaradas, pero el mundo sigue azotado por sediciones de grupos terroristas y conflictos armados que castigan especialmente a la población civil, víctima directa de ataques deliberados e indiscriminados de delincuentes armados y bandas de traficantes que se han apropiado de territorios e imponen sus leyes contra toda institucionalidad, además de manifiestos crímenes, que dejan un terrible saldo de muerte, destrucción y desplazamientos masivos de población. Estadísticas serias al respecto, nos hablan de al menos 21 países en conflicto ya de larga data y de los que no se vislumbra posibilidades de volver a la normalidad como, por ejemplo, Siria, Afganistán y Yemen quienes encabezan este triste listado, que ha traído como consecuencia el más trágico y masivo problema de los desplazados en el mundo.

Las consecuencias de los conflictos bélicos. – Los conflictos bélicos que se producen en el mundo son una de las principales causas del hambre; pero, además, su consecuencia más grave es el desplazamiento forzoso de cientos de miles de personas que tienen que abandonar sus hogares para salvar su vida. En relación con esto, según fuentes autorizadas en el mundo hay 65,6 millones de desplazados forzosos y 22,5 millones de refugiados, en total algo así como toda la población total de Alemania, de los cuales 17,2 millones se encuentran bajo el mandato de ACNUR, la agencia de la ONU para refugiados. Cada minuto 20 personas se ven obligadas a huir como consecuencia de un conflicto o de una persecución. Muy a grosso modo, en este aspecto esto puede ser una señal que nos debe obligar a pensar en nuestras vidas, por cierto.

Del hambre y pestilencias:  El versículo 11 del mismo capítulo profetiza para un tiempo determinado: “… Y habrá grandes terremotos, y en varios lugares hambres y pestilencias: y habrá espantos y grandes señales del cielo…”  Si analizamos las cifras del hambre en el mundo por continentes, entregadas por la Organización Mundial de la salud, dependiente de la ONU, vemos que el hambre afecta sobre todo a Asia (520 millones de personas), África (243 millones), Latinoamérica y el Caribe (43 millones) Naturalmente nadie puede negar que esto es una realidad absolutamente actual y, por consiguiente, las pestilencias tendrían que llegar más tempranos que tarde, porque la palabra de Dios lo dijo

 La Universidad Johns Hopkins (Maryland-Estados Unidos) elaboró un mapa de la pestilencia más actual que ataca a la humanidad hoy, COVID 19 del grupo Coronavirus, y nos muestra cómo se ha ido extendiendo alrededor del planeta en tiempo real. En este momento, muestra que los contagiados llegan a casi 80.000, con 2.626 muertos, mientras que 25.157 se han recuperado. Su expansión ha sido a una velocidad abismante. Ya entró a Europa, Italia se ha convertido en los últimos días en un foco importante de la epidemia. Al menos 232 personas se han contagiado del COVID-19, especialmente en Milán, Venecia y Turín, y siete han fallecido.  “Es una infección mucho más contagiosa de lo que creíamos al principio”, reflexionan desde los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC, su sigla en inglés) de EE.UU.

Sabemos ya que esto se inició en China, el país más poblado del planeta y, por ende, donde el asunto de la alimentación es el que ocupa una buena parte de presupuesto nacional y donde los hábitos alimentarios no se condicen con las enseñanzas bíblicas como en muchos otros lugares del planeta. Aludimos esto por algunas noticias que aun cuando no han podido ser confirmadas, se ha especulado que el virus pudo llegar por la ingesta de algún animal salvaje que entró a ser parte del consumo de la población forma masiva se supone.

En el continente americano, en el norte el Coronavirus solo ha llegado ya Estados Unidos y Canadá. El resto continente ha seguido con más cautela que medios la evolución de un virus que por ahora afecta a menos de una decena de personas, pero que se mueve en un contexto de escasa salubridad y pocos hospitales preparados. En cambio, en América Latina principalmente, el Dengue, en lo que va del 2020, comenzó con más casos que el año anterior: hasta ahora se han reportado más de 125.000 pacientes en Bolivia, Honduras, México y Paraguay, donde incluso el presidente y la primera dama fueron contagiados. 

El cambio climático. Entre los fenómenos que nos llegarían a espantar (ver. 11) desde luego debemos incluir este fenómeno, según lo confirman dos importantes organizaciones mundiales que no pueden estar especulando con noticias falsas: La Organización Meteorológica Mundial, ha informado y advertido respecto a las consecuencias del Cambio Climático propiciado por el Hombre, anunciando que:  Los casquetes polares o capas de hielo en la Antártida se están derritiendo rápidamente debido a la contaminación por gases que atrapan el calor de los humanos. El aumento del nivel del mar podría ser catastrófico para los millones de personas que viven a lo largo de las costas del mundo, como Chile por ejemplo con sus 5.000 kms. de costa: según esta Organización, las capas de hielo de la Antártida contienen suficiente agua para elevar el nivel global del mar en más de 60 metros.

Por su parte, La Agencia Espacial Europea, informó a principios de este mes, sobre un enorme iceberg a lo largo del borde occidental de la Antártida se desprendió del glaciar Pine Island. El trozo de hielo de más de 300 kilómetros cuadrados probablemente se fracturó como resultado de temperaturas más cálidas del mar, y es evidencia que el glaciar está respondiendo rápidamente al cambio climático. Todo esto que hemos expuesto lo hemos investigado en fuentes serias y responsables como lo hemos declarado, no son suposiciones nuestras, esto es algo que está pasando hoy, cuando el apóstol Mateo transcribía lo que Jesús había profetizado incluida la recomendación de Cristo en Mateo 24 que  decía que estos sucesos  serían solo “principio de dolores” para la humanidad; y el apóstol Lucas por su parte en el capítulo 21:9 de su libro nos deja claro y aconseja:  “…Empero cuando oyereis guerras y sediciones, no os espantéis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero: mas no luego será el fin…” Estos hechos que son parte de nuestra realidad, y que han conmovido a muchas personas, es lo que están gritando a todo pulmón muchos “evangelistas” y “seudos apóstoles” que viven  a expensas de la credulidad de la personas más humildes y están asustando a las personas que los escuchan diciendo que Dios está enojado con la humanidad, y algunos incluso se han aventurado a dar fechas de una catástrofe final de la que sólo nos libraríamos sumándonos a ellos, pero  esto no es así, las propias Escrituras lo señalan “Dios no quiere que nadie se pierda”  pero el tenor amenazante de sus pregones les sirve para atemorizar a sus receptores e ir aumentando sus ingresos fraudulentos y a su vez,  no permite que los oyentes abran su mente a otra cosa que como no sea el temor.

 Hoy con antecedentes serios hemos revisado lo que verdaderamente está pasando de acuerdo a las Escrituras; cabe ahora recordar el sermón profético de nuestro Señor Jesús a partir del capítulo 24:2 de Mateo, Marcos 13:6, es decir, comenzando por el principio del discurso de nuestro Señor, como debe ser:

El sermón profético en el Monte de los Olivos, revelado por Jesús a sus discípulos, aconteció cerca de la Solemnidad de la Pascua cuando ya era cercano el momento que nuestro Señor  entregaría su vida por la humanidad; este fue el último de sus  grandes sermones, todo parte cuando Jesús y sus discípulos salían del Templo, y uno de ellos le hizo notar la grandeza imponente del edificio: “…Y Jesús, respondiendo, les dijo: ¿Veis todo esto? de cierto os digo, que no será dejada aquí piedra sobre piedra, que no sea destruida…” Obviamente ningún judío de aquel tiempo podía quedar indiferente frente a una afirmación como ésta, menos todavía viniendo de nuestro Señor, y viviendo en el estado de subyugación al Imperio Romano como vivían. El Templo era el Alma Mater del mundo judío. Tal vez más de uno debió pensar que aún sin el templo   podrían guardar los sábados y celebrar cada una de las fiestas santas de Dios, pero la única forma de redimir los pecados no estaba en esto; estaba en el templo y los sacerdotes, mediante “la ley de los sacrificios por el pecado” ¿Dónde y cómo lo harían ahora? La dualidad de la Ley respecto a la Adoración y Remisión de pecado respectivamente, sin templo no era posible. Muchas preguntas como esta bullían en la cabeza de los apóstoles hasta que uno preguntó: Señor, Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo? Aquí Jesús entrega la primera señal respecto al comienzo del fin. Veamos como escribió Mateo la respuesta de nuestro Señor Jesús: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. No hay diferencia respecto a cómo transmitió esto el apóstol Lucas: “…Mirad, no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy; y el tiempo está cerca: por tanto, no vayáis en pos de ellos…” Tampoco difiere la versión de Marcos: “…Y Jesús respondiéndoles, comenzó a decir: Mirad, que nadie os engañe; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos…” Esta fue la primera señal que dio nuestro Señor Jesucristo a las preguntas planteadas. Tener cuidado de no ser engañados con pregones falsos en cuanto a la Verdad o a su persona.

Cuando Cristo entrega la primera señal que pidieron los apóstoles, Él fue claro en advertir sobre los engaños que precederían a los tiempos del fin, como primer punto de atención, respecto a Él y a la Verdad. El Diccionario de la Lengua Española llama a esto “apostasía”, es fácil darse cuenta que “la apostasía” no ocupa los discursos de los grandes “evangelistas” porque apostasía es simplemente renegar de la fe, renegar del cristianismo genuino que enseñó nuestro Señor y que vivió la Iglesia Primitiva, eso no se enseña hoy, eso “quedó clavado en la cruz”, enseñan algunos, pero… ¡EL DIEZMO NO!

Hoy ha cambiado la fe, nadie puede negar que el lucro es el fin imperante en la gran mayoría de los grupos “cristianos”; En  un mensaje entregado por el Papa el día 06 de Febrero del año 2018 queremos destacar estas hermosas y ejemplares   declaraciones: “¿Qué formas asumen los falsos profetas? Son como «encantadores de serpientes», o sea, se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren” … En otra parte de este hermoso mensaje que hablo de la humildad y la piedad añadió: El ejercicio de la limosna nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío. Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida. Al igual que, como cristianos, me gustaría que siguiésemos el ejemplo de los Apóstoles y viésemos en la posibilidad de compartir nuestros bienes con los demás un testimonio concreto de la comunión que vivimos en la Iglesia.

El informe preliminar de las organizaciones encargadas de la visita del Papa a nuestro país, señala que en un principio habían informado que su costo alcanzaría los cuatro mil millones de pesos. Sin embargo, tal cifra correspondía a solo el valor que emplearía la Iglesia como patrocinador y que serían destinados a cubrir solamente los costos de las tres misas que se realizarán en Iquique, Santiago y Temuco. No obstante, como informó el diario “La Tercera” en su momento, un poco más de $7.000.000.000 debieron ser entregados por el Estado chileno para completar el presupuesto total de la visita papal que incluye su papa móvil, gestionar su seguridad y la logística.  No pudimos encontrar este tipo de informes respecto, por ejemplo, a una visita del Pastor Yiye Ávila a Chile, u otros, que también tienen su historia, pero su equipo que lo acompañaba ha declarado que el diezmo y la ofrenda son una inversión en el banco del cielo; y un aporte a la guerra espiritual que pone en claro la actualidad conflictiva de la sociedad.

 La única guerra espiritual aquí es la apostasía mundial, que los grandes pregoneros de la moderna “religión cristiana” han negado comentar para advertir a la humanidad e inescrupulosamente, siguen al pie de la letra todos los mandatos del catolicismo romano, aunque reniegan de él. De estos dice la Palabra de Dios: «Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo» (2 Corintios 11:13). Y nos recomienda …Amados,   no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo…» (1 Juan 4:1). Y luego concluye: “… Y en esto sabemos que nosotros le hemos conocido, si guardamos sus mandamientos. El que dice, Yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él; Mas el que guarda su palabra, la caridad de Dios está verdaderamente perfecta en él: por esto sabemos que estamos en él.  El que dice que está en él, debe andar como él anduvo…” (1 Juan 2:1 al 7).

Sin Comentarios

Comments are closed.