Segunda Parte

Creemos sinceramente que los puntos tratados en la primera parte, son básicos para entender el desarrollo de los acontecimientos que sobrevendrán a la sociedad. Ahora, para poder seguir en la línea del tiempo debemos volver atrás y terminar la lectura que dejamos inconclusa cuando se  estableció el fin del reino de los Seleucidas y con esto como el territorio del Rey del Norte pasó  a ser domino europeo tras ser sometidos por Roma.

Leamos entonces en el capítulo 11 de Daniel, a partir del versículo 40 en adelante: “…Empero al cabo del tiempo el rey del mediodía se acorneará con él; y el rey del norte levantará contra él como tempestad, con carros y gente de a caballo, y muchos navíos; y entrará por las tierras, e inundará, y pasará.  Y vendrá a la tierra deseable, y muchas provincias caerán; mas éstas escaparán de su mano: Edom, y Moab, y lo primero de los hijos de Ammón.  Asimismo extenderá su mano a las otras tierras, y no escapará el país de Egipto.  Y se apoderará de los tesoros de oro y plata, y de todas las cosas preciosas de Egipto, de Libia, y Etiopía por donde pasará.  Mas nuevas de oriente y del norte lo espantarán; y saldrá con grande ira para destruir y matar a muchos.  Y plantará las tiendas de su palacio entre los mares, en el monte deseable del santuario; y vendrá hasta su fin y no tendrá quien le ayude…”

Por supuesto la frase “al cabo del tiempo” nos hace entender que se está hablando “del tiempo del fin”; y lo que se señala es que en el tiempo del fin, todavía existirán estos dos reinos y que volverán a enfrentarse. Sin embargo, como están las cosas en el mapa geopolítico actual, es difícil suponer que el antiguo Rey del Sur (Egipto) pueda iniciar una guerra muy lejos de su territorio, simplemente porque Egipto en la actualidad no está en ningún coalición que le permita levantarse en armas contra una potencia universal situada, en este caso, en Europa donde el texto bíblico y la historia nos muestran que quedó establecido el último Rey del norte (Roma).

Entonces la tarea ahora es investigar quienes ocupan estos lugares en este polarizado mundo actual, y por cierto, será necesario revisar todos los posibles actores que finalmente nos permitirán ubicar las Bestias descritas en el Apocalipsis.

Primero asumiendo la realidad de la revelación que plantean los versículos 40-45 de Daniel 11, el Rey del Sur se identifica con  los territorios de lo que hoy llamamos el Medio Oriente.

Los únicos estados que están en condiciones de dirigir una coalición, y que cuentan con armas y poder son en la actualidad Irán y Arabia Saudita, sin embargo, desde la visión bíblica el odio de Irán hacia el Pueblo de Dios le concede la prioridad de ser ellos quienes definitivamente asuman el liderazgo de este grupo, partiendo por un examen de lo que ha sido  la intervención del gobierno iraní en los conflictos de Irak y Siria junto al levantamiento de Isis, como lo declaró  un diario libanés textualmente como dice a continuación: «Teherán está apoyando ciertos grupos chiítas contra sunitas e incluso contra otros chiitas. También está detrás de la creación de la milicia de las Fuerzas de Movilización Popular que compite con el ejército regular de Irak, lo cual genera el debilitamiento del gobierno central». De este modo podemos decir que en la actualidad quien claramente está asumiendo ser el Rey del Sur, es Irán.

Para determinar quién sería el Rey del Norte y contra quienes se levantaría esta potencia proveniente del medio oriente; tenemos que reconsiderar la información que nos han entregado las Escrituras y la historia secular hasta este momento:

1º.- El Rey del Sur, en manos de los Seleucidas cubrió una gran extensión territorial, comprendida entre:  Asia occidental,  Asia oriental; El Levante, también llamado Creciente Fértil, que englobaría los actuales países de Israel, Jordania, Líbano, Siria e Iraq, así como sus áreas sudoccidentales. Se cree que esta región era el núcleo, donde  se encuentran las principales ciudades fundadas por los Seleucidas y que sirvieron como capitales de su reino. Todo este amplio territorio fortaleció la grandeza de Roma una vez conquistado el reino Seleucida. El desarrollo del eventual Reino del Norte, como Roma lo podemos dividir en las siguientes etapas:

1)   Del 753 al año 509 A.C. Roma fue una monarquía.

2)   Desde el año 508 al 27 A.C. fue la gran expansión de la Roma monárquica para convertirse en una República.

La fase imperial va luego desde el 27 A.C. al 1453 D.C. y se prolonga en esta condición hasta caer frente al imperio Otomano.

A partir del año 192 D.C. tras una serie  de crisis internas,  el poderoso Imperio Occidental,  comienza a desestabilizarse hasta que finalmente en el año 395 D.C;  a la muerte del emperador Teodosio,  se produce la división del Imperio Occidental dando lugar  al desarrollo del Imperio Romano Oriental (Imperio Bizantino), que sería la otra pierna de la estatua de Nabucodonosor.

Entre tanto en la parte occidental continúa la descomposición del imperio a causa de las divisiones internas y la pugna de las tribus bárbaras ya instaladas como parte del Imperio, hasta que en el año 476 cae definitivamente el último emperador romano, Rómulo Agústulo, quien es derrotado por el caudillo bárbaro Odroaco. Descabezado el Imperio en occidente, comienza luego el desarrollo del poder de la curia romana, que se prolongaría en la historia a través del nefasto poder religioso Católico Apostólico Romano.

La Biblia, sin embargo, no guarda silencio  respecto a otras  consecuencias derivadas de estos acontecimientos; es así que volviendo al capítulo 7 de Daniel podemos volver a leer en los versículos 23 y 24 lo siguiente:”… La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será más grande que todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, y la hollará y la despedazará.  Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será mayor que los primeros, y a tres reyes derribará…”  Ya hemos establecido anteriormente cuál es la identidad del  “Cuerno  Pequeño” sin embargo, pocos han puesto su atención en cómo se desarrollan  “los siete cuernos restantes”, establecidos en los territorios del concluido Imperio Romano Occidental, de los cuales la historia universal declara lo siguiente: Los reinos germánicos o monarquías germánicas fueron aquellos estados  que surgieron a partir del siglo V en el antiguo territorio del Imperio romano de Occidente, estos reinos germánicos conformaron la personalidad de Europa Occidental durante la Edad Media, evolucionaron como  monarquías feudales y monarquías autoritarias, y con el tiempo, dieron origen a los estados-nación que se fueron construyendo en torno a ellas.

Está documentado históricamente que, como ya dijimos, estas tribus formaron  reinos dentro del Imperio Romano que luego dieron origen a los países del Continente Europeo.  De alguna forma ubicamos sus raíces a partir de las genealogías que partieron del poblamiento de la tierra luego del Diluvio y lo importante para nosotros ahora es encontrarlos en las Escrituras en el tiempo del fin y para esto debemos necesariamente trasladarnos al Libro del Apocalipsis  y meternos ahora definitivamente en la huella de  las Bestias.

En el capítulo 13 de este libro encontramos la siguiente revelación: “… Y yo me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cuernos diez diademas; y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia.

Y la bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, y su trono, y grande potestad.

Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada: y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia. Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella?  Y le fue dada boca que hablaba grandes cosas y blasfemias: y le fue dada potencia de obrar cuarenta y dos meses.  

Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que moran en el cielo.  Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos.

También le fue dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente.

 Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo. Si alguno tiene oído, oiga…”

El libro de Apocalipsis, como todos sabemos, es una visión entregada por el Hijo de Dios al anciano apóstol Juan y está lleno de figuras simbólicas que nosotros no debemos interpretarlas sin antes entregarnos a la oración, ayuno, y un estudio permanente para comprenderlas en el mérito del propio texto y la realidad que se establece a través de la historia.

En esta conocida declaración hay varios detalles que debemos aprender a descubrir, sin pasar por alto la información entregada a los profetas en el Antiguo Testamento; así tenemos, por ejemplo, la revelación hecha a Daniel respecto al sueño de Nabucodonosor donde podemos inferir que la estatua representa tanto  para Israel, como para la sociedad en general,  toda la historia a desarrollarse desde ese momento hasta el reencuentro final de la humanidad con Dios.

Es indudable que la sucesión de los reinos representados en la estatua, acontecieron tal como lo determinó Dios, y aun cuando Roma (La Cuarta Bestia) no es nombrada como lo fueron los babilonios, medos-persas y griegos, el hecho que Roma haya terminado con los  seleucidas, el último reducto griego, su innegable poderío y su desarrollo histórico, permiten deducir que El Imperio Romano fue la cuarta bestia.

Otro punto a tener en consideración es que, hablando del fin de los personajes representados en  los escritos de Daniel  tanto en el capítulo 2:44 y 45; como en el capítulo 8:24-27; ambas escrituras explican que el señorío de estos reinos terminará  con la Venida de  nuestro Señor Jesucristo. Esto es determinante para entender hoy que, más allá de la duración de  estos reinos, son en esencia un sistema que habiendo sido elegido por Dios (Daniel 2:37) finalmente, cuando Nabucodonosor y los gobernantes de los siguientes Imperios, aun reconociendo a Dios, no le obedecieron y decidieron  servir  a los planes malignos de Satanás.  Desde esa plataforma (El poder mundial) la humanidad se desvió del camino de la verdad.

En la visión revelada en Apocalipsis 13, debemos entender que al final de los tiempos se levantará un gobierno poderoso en la tierra del cual se dan varios detalles que harán más fácil su identificación cuando el texto señala que es un gobierno multinacional, pues “La Bestia” mencionada tiene “Siete Cabezas” claramente distinguidas, es decir, siete estados superiores más los  “diez reyes”  que representan los diez cuernos de la bestia. Luego tenemos que esta Bestia tiene muchas de las principales característica físicas de las Bestias de Daniel capítulo 8: “era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león”. Al llegar a este punto, no podemos dejar de advertir el hecho que  la semejanza con  el origen del sistema prueba, que a pesar de las transformaciones ocurridas a lo largo de la historia de la humanidad; no son más que etapas de la misma plataforma desde donde Satanás ha estado operando desde el principio para lograr que la humanidad se aparte definitivamente de Dios.

Otro detalle revelador es lo que respecta a la afirmación: “… Sobre la cabeza de ella había un nombre de blasfemia…”  en el contexto de las SS.EE, la blasfemia es renegar de la Verdadera Fe; todavía hay más, entre las siete cabezas de esta bestia, es decir entre los siete principales dirigentes de este gobierno universal aparece  “una de sus cabezas como herida de muerte,”  ya sabemos que el 20 de Septiembre del año 1870, se produjo esta herida, y acá en apocalipsis aparece que la llaga de su muerte fue curada y estará presente en este nuevo gobierno universal.

Tres diferentes líderes de este cristianismo moderno que nada tiene que ver con el cristianismo que estableció Jesús en la Iglesia Primitiva han abogado vehementemente por un gobierno universal:

El Papa Juan Pablo II el día 1º de Febrero de 1986, en Delhi (India). El Papa Benedicto XVI del día de Navidad, 25 de diciembre de 2005.

El Papa Francisco en Abril del 2015, en la conferencia  del Vaticano titulada “Proteger la Tierra, dignificar a la humanidad”  también reiteró esta idea.

Luego de analizar estos detalles, en la actualidad el único conglomerado geopolítico en el mundo que puede decirse que contiene muchas de  estas características  es la Comunidad Económica Europea,(CEE) primero porque está ubicada en lo que fue el asentamiento del Rey del Norte, cuando Roma terminó por absorber el último reducto del Reino de los  Seleucidas, además  este conglomerado de naciones tiene otras singulares características que la asemejan, tales como: en la actualidad la CEE, está compuesta por 28 estados miembros, de los cuales veinte son repúblicas y seis son monarquías. Los actuales componentes son Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal,

Reino Unido Rumania y Suecia. De estos 28 miembros componentes  de la comunidad económica europea no todos tienen el mismo rango, pues no todos pertenecen a lo que internamente se llama la “Euro-Zona”,  en la Comunidad se diferencian unos de otros los países que han adoptado el Euro como moneda nacional de los demás, es decir, en la Unión Europea existe una división estructural y la visión profética nos habla de una estructura de siete cabezas y diez cuernos.  Si  nos remontamos a la estatua que viera en sueños Nabucodonosor, nos daríamos cuenta que si la Unión Europea es la primera Bestia del capítulo 13 de Apocalipsis, y que estaríamos en los pies de la estatua; pues aquí existe una mixtura descrita por Daniel de barro y hierro,  estados realmente poderosos aliados con otros que son más débiles. En Daniel 11:39-45, en una profecía respecto a los tiempos del fin señala:

“…Pero al cabo del tiempo, el rey del sur se enfrentará con él; y el rey del norte se levantará contra él como y con gente de a caballo y con muchas naves; y entrará por las tierras, y arrasará y pasará adelante. Y entrará en la tierra deseable, y muchas provincias caerán; pero éstas escaparán de sus manos: Edom, y Moab y lo principal de los hijos de Amón. Asimismo, extenderá su mano contra las otras tierras, y no escapará el país de Egipto. Pero al cabo del tiempo, el rey del sur se enfrentará con él; y el rey del norte se levantará contra él como una tempestad, con carros y con gente de a caballo y con muchas naves; y entrará por las tierras, y arrasará y pasará adelante. Y entrará en la tierra deseable, y muchas provincias caerán; pero éstas escaparán de sus manos: Edom, y Moab y lo principal de los hijos de Amón. Asimismo, extenderá su mano contra las otras tierras, y no escapará el país de Egipto.  Y se apoderará de los tesoros de oro y de plata, y de todas las cosas preciosas de Egipto; y los de Libia y los de Etiopía marcharán con él.  De la transliteración del nombre Gog, del idioma acadio y sumerio en el afán de comprender hacia donde apunta esta profecía, encontramos que ”Gog”, significa príncipe o jefe, que  al anteponerle el prefijo “Ma” resulta la palabra Magog que significa: “tierra de Gog”. Analizando algunos escritos de destacados estudiosos de la geografía bíblica como Evis Carvallosa o Mark Hitchcok y algunos historiadores como nuestro conocido Flavio Josefo,  se puede concluir  lo siguiente respecto a estos nombres que nos entregan los escritos del  profeta Ezequiel: “…Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe de la cabecera de Mesec y Tubal, y profetiza sobre él.  Y di: Así dijo el Señor DIOS: He aquí, yo voy a ti, oh Gog, príncipe de la cabecera de Mesec y Tubal. Y yo te quebrantaré, y pondré anzuelos en tus quijadas, y te sacaré a ti, y a todo tu ejército, caballos y caballeros, vestidos de todo todos ellos, gran multitud con paveses y escudos, teniendo todos ellos espadas;  Persia, y Etiopía, y Libia con ellos; todos ellos con escudos y almetes;  Gomer, y todas sus compañías; la casa de Togarma, que habitan a los lados del norte, y todas sus compañías; muchos pueblos contigo.  Aparéjate, y apercíbete, tú, y toda tu multitud que se ha reunido a ti, y se  por guarda.  De aquí a muchos días tú serás visitado; al cabo de años vendrás a la tierra quebrantada por espada, recogida de muchos pueblos, a los montes de Israel, que siempre fueron para asolamiento; y ella de pueblos fue sacada, y todos ellos morarán confiadamente.  Y tú subirás, vendrás como tempestad; como nublado para cubrir la tierra serás tú, y todas tus compañías, y muchos pueblos contigo…” 

Gog, no es un territorio, sino un líder que se levantará en el futuro, Magog es en definitiva la tierra de Gog. Fue primitivamente la tierra habitada por los escitas, en Asia Central y corresponde  en la actualidad a las repúblicas de Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Tadzhiistán y Ucrania.Tubal, Mesec, Gomer y Togarma corresponden a Turquía. Persia es Irán. Fut es Libia. Javán es Grecia. Cus es el Sudán actual   (Antes Etiopía).

Todos estos países de alguna manera, están conectados hoy con Rusia, pues no han sido en vano los esfuerzos de Vladimir Putin en la construcción de “La  Unión Euroasiática”. Si esto no fuera suficiente para algunos, la lectura de la profecía de Ezequiel nos permitirá entender de forma aún más específica la acción de este conglomerado de naciones en el capítulo 9:13-21 de Apocalipsis: “…Y el sexto ángel tocó la trompeta; y oí una voz de los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios,  Diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata los cuatro ángeles que están atados en el gran río Éufrates.  Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban aparejados para la hora y día y mes y año, para matar la tercera parte de los hombres.  Y el número del ejército de los de a caballo era doscientos millones. Y oí el número de ellos.  Y así vi los caballos en visión, y los que sobre ellos estaban sentados, los cuales tenían corazas de fuego, de jacinto, y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de la boca de ellos salía fuego y humo y azufre.  De estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres: del fuego, y del humo, y del azufre, que salían de la boca de ellos.  Porque su poder está en su boca y en sus colas: porque sus colas eran semejantes a serpientes, y tenían cabezas, y con ellas dañan        . Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, aun no se arrepintieron de las obras de sus manos, para que no adorasen a los demonios, y a las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera; las cuales no pueden ver, ni oír  Y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos…”

¿De qué manera se relaciona esta escrituras con el camino que está tomando“La  Unión Euroasiática” dirigida por (Gog) Putin en este caso? Si el estallido de esta profecía fuera en estos días, hay dos puntos interesantes a considerar. Primero la profecía identifica un lugar geográfico específico, el gran río Éufrates y nombra algunos  países que directa o indirectamente se conectan con él, y que se mencionan en esta profecía como la ruta para que este  ejército puede llegar al territorio de Israel. El otro punto es un testimonio histórico, cuando la profecía de Apocalipsis  nos habla de un ejército de doscientos millones de soldados. Curiosamente durante la revolución Cultural China en la década 60- 70, cuando EE.UU. amenazó con intervenir en China, en atención a los incuestionables atropellos a los derechos humanos en los que estaba incurriendo el régimen de Mao se Toung, éste declaró que podían acabar con su  ejército, pero China al día siguiente dispondría de otro ejército de doscientos millones de combatientes, para defender la revolución. Coincidencia o no, hoy China es parte de la Federación Rusa (Magog) y Dios a través de  Ezequiel, ya nos declaró su futuro.

De manera que a esta altura de nuestro estudio de las Bestias derivadas de la revelaciones de Daniel, tenemos que tener presente cierta información que no se nos pueden quedar atrás. El Rey del Norte, es el país que dirija la Comunidad Europea;  El rey del Sur, potencialmente Irán, Gog, el líder que dirija la Federación Rusa; Magog, territorialmente los países que componen la federación; la primera Bestia de Apocalipsis (Apocalips13:1-10), representa al poder político de la comunidad Económica Europea, y también a su dirigente máximo;  luego desde el versículo 11, la revelación en Apocalipsis  nos presenta una segunda Bestia: “…Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, mas hablaba como un dragón. Y ejerce todo el poder de la primera bestia en presencia de ella; y hace a la tierra y a los moradores de ella adorar la primera bestia, cuya llaga de muerte fue curada.  Y hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.  Y engaña a los moradores de la tierra por las señales que le ha sido dado hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que hagan la imagen de la bestia que tiene la herida de cuchillo, y vivió.  Y le fue dado que diese espíritu a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia hable; y hará que cualesquiera que no adoraren la imagen de la bestia sean muertos.  Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes:  Y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número de hombre: y el número de ella, seiscientos sesenta y seis…”

 Llegamos ahora a la última de las Bestias que tiene cuernos, que son como los de un cordero, pero generalmente, no ataca con ellos porque su gran poder está en su hablar (mas hablaba como un dragón), y aunque aparentemente es secundaria, ejerce la misma autoridad de la primera bestia, es decir, parecido a lo que pasaba en la Edad Media, cuando una institución religiosa tenía tanto o más poderes que los mismos reyes sobre sus estados, dice ademas: “…y hará que cualesquiera que no adoraren la imagen de la bestia sean muertos…”  vale decir, tendrá poder sobre la vida de las perso Inquisición. Finalmente este capítulo revela cómo identificar a esta Bestia en los siguientes términos: “…El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es número de hombre: y el número de ella, seiscientos sesenta y seis…”  Lo que aquí se establece es que el número 666, es número de hombre y número de la Bestia, es decir la Bestia y su dirigente se pueden descubrir bajo el mismo nombre.

El Concilio Vaticano II, en la Lumen Gentium, se  recuerda que el Papa, “en virtud de su cargo, es decir, como “Vicario de Cristo” y pastor de toda la Iglesia, tiene plena, suprema y universal potestad, que puede siempre ejercer libremente” (n. 22). Con la presencia de más de 2000 representantes de la Iglesia Católica en el mundo que hablaban los más diversos idiomas o dialectos, la lengua oficial usada en el Concilio fue el Latín. En  otras  divisiones no católicas del cristianismo moderno sus más altos jerarcas se hacen llamar “superintendentes”, otros “apóstoles”, otros más arrogantes se autodenominan “angeles”, pero con todo al parecer, ninguno se hace llamar, ni es presentado como “Vicario de Cristo” como se autodenominan los Papas. Este título en latín  originalmente, se escribió de la siguiente manera: “VICARIUS FLII DEI”, y sumado los números romanos, del título; puesto que fue escrito en latín, al traducirlo al español podemos leer como: VICARIO FIEL DE DIOS; al sumar los número que representan algunas letras en latín del nombre da incuestionablemente el número 666; a esta altura de los siglos cuando una iglesia declaró que esta inscripción señalada en la Biblia aparecía también la tiara papal, el mundo evangélico tuvo un arma dura para denostar al catolicismo. Hoy por hoy la prueba no  es posible obtenerla facilmente, pues no tenemos acceso a la fotografía de la tiara supuestamente regalada  al papa Paulo VI, sin embargo el el título nominado  es facil encontrarlo en cualquier artículo referido al amáxima autoridad de la curia romana y probar esta aseveración, a continuación el detalle:  “V  I    C  A R  I   V S   F  I   L    I   I  D  E  I”    
              5+1+100  +  1+5          1 50+ 1+1+500+1 = 666

La explicasión de las SS.EE dice: ” el número de hombre: y el número de ella, (La Bestia) seiscientos sesenta y seis…”

El prefijo “Anti”,  procedente del griego, no tan solo, significa “contra”, también se usa por:” en lugar de” (Diccionario Enciclopédico Vox 1. 2009 Larousse Editorial, S.L.) Aunque nos cueste imaginar que alguien pueda decir que ocupa el lugar de Cristo en la tierra, este es el título que se volvió a validar en el Concilio Vaticano II, para el Papa, en el seno de la jerarquía más alta de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Esta es  una herejía que está claramente descrita en las Escrituras Sagradas; aunque nos resulte fuerte  exponerlo, debemos declararlo; y esto por cierto no tiene que ver con la mayoría de los feligreses de esta comunidad, que con humildad y respeto por ese camino errado buscan a Dios; sino más bien con sus cúpulas jerárquicas. La segunda carta del  apóstol Pablo a los Tesalonisenses en el capítuylo 2, versículos: 3 y 4 aconseja y advierte: “… No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá (El Hijo de Dios) sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, (El Anticristo) el hijo de perdición, oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, o que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios…” Nunca la jerarquía de esta institución religiosa ha ocultado su deso de tener su sede en Jerusalén (el lugar del trono de Dios en la tierra) porque Jerusalén se dice es: ”La cuna del cristianismo” las SS.EE nos enseñan que: “… En aquel tiempo llamarán á Jerusalem trono de Jehová, y todas las gentes se congregarán á ella en el nombre de Jehová en Jerusalem: ni andarán más tras la dureza de su corazón malvado…” (Jeremías 3:17) Sabemos que en algún momento,  la maldad del Anticristo llegará a tanto que “…se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios…” 

Concluyendo entonces tenemos que la segunda bestia de Apocalipsis 13, corresponde a una institución religiosa y su jerarca principal será el Anticristo, cuyo fin se describe en apocalipsis 19:20 de la siguiente manera: “… Y la bestia fue presa, y con ella el falso profeta que había hecho las señales delante de ella, con las cuales había engañado a los que tomaron la señal de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego ardiendo en azufre…”

La revelación de Dios sobre los tiempos del fin debemos entenderla no como un misterio, sino como la declaración de los acontecimientos que llevarán al establecimiento del reino de Dios en la tierra, conocimiento que ha sido dado a su Iglesia a través de los siglos para guiar a su pueblo.  La instauración de este nuevo y eterno orden será un proceso largo, de carácter mundial, en donde la Iglesia de Dios y quienes sean reconocidos como sus hijos, serán protegidos de las calamidades que se mencionan en los relatos de los profetas y  es necesario que ocurran, entendiendo con ello que es la acción desesperada del adversario de Dios que ya vislumbra su término y castigo.  El colapso mundial del sistema impuesto por Satanás llegará a su fin, pero en este proceso, la humanidad deberá tomar partido.  Independientemente de las creencias que cada estudiante de las SS.EE. tenga al respecto, es necesario que las confronte con lo que dicen los hijos de Dios inspirados del Espíritu Santo, los profetas y Jesucristo mismo y si su credo no tiene las respuestas, es porque aún no es parte de la Iglesia de Dios fundada por Cristo y dejada en manos de sus apóstoles.  La lectura y comprensión de las profecías requiere de un arduo estudio y dedicación a Dios por ello, nuestra principal preocupación es declarar la verdad de Dios a la comunidad creyente para ser parte de esa gran multitud vista por el apóstol Juan en Apocalipsis … “que nadie podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas y con palmas en las manos que clamaban a gran voz diciendo: la salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono y al Cordero…” y que representan a los hijos de Dios que creyeron en su palabra y que están diseminados a través del tiempo y el mundo esperando el asentamiento de su Reino para siempre jamás.

Sin Comentarios

Comments are closed.